El Monasterio de Yuste, una alternativa de turismo de interior

El turismo de interior es la alternativa perfecta para quienes buscáis desconectar de la rutina a la vez que evitar aquellas zonas de turismo masivo, donde no se garantizan las medidas de seguridad que se deben cumplir dada la situación actual.

Para los amantes del turismo rural, de interior y cultural, existe un lugar ideal en Extremadura. Un espacio tranquilo que invita a la paz y a la relajación de sus visitantes. Enclavado en un entorno de extraordinaria riqueza natural, con más de cinco siglos y antigua morada de un poderoso monarca, el Monasterio de San Jerónimo de Yuste es un histórico conjunto arquitectónico que cuenta con diferentes estancias abiertas al visitante y por las que parece que no ha pasado el tiempo.

El Monasterio de Yuste guarda en sus muros acontecimientos históricos de gran importancia. El más relevante es que fue la última residencia de Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, que falleció en este recinto tras pasar en él los últimos años de su vida. El monarca eligió para retirarse este singular espacio, situado junto a la localidad de Cuacos de Yuste, en la comarca de La Vera, una zona de gran valor y belleza natural.

El Monasterio se fundó entre los años 1408 y 1414 bajo el patrocinio del infante Don Fernando, hermano de Enrique III. Se divide en dos partes: el monasterio propiamente dicho y la casa-palacio de Carlos V. Es Patrimonio Nacional desde el año 2004 y actualmente acoge cada año la ceremonia de entrega del Premio Europeo Carlos V, acto presidido por S.M. el Rey.

El Monasterio está compuesto por la iglesia y dos claustros, uno de estilo gótico del siglo XV y otro renacentista del siglo XVI. La Iglesia fue construida entre 1508 y 1525. Su altar fue elegido por emperador como el lugar donde quería que fuera sepultado, pero su hijo Felipe II trasladó sus restos al Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, donde descansa definitivamente.

El claustro gótico es el más antiguo que se conserva del Monasterio; es de planta rectangular, de dos pisos y tiene una decoración austera. El estilo del claustro renacentista se caracteriza por ser más luminoso que el claustro gótico y se compone de dos pisos decorados con arcos de medio punto en el piso inferior y con arcos rebajados en el piso superior. En el exterior del Monasterio, el estanque, los jardines y el entorno natural que rodean el Monasterio destacan por su privilegiada localización medioambiental en la zona de La Vera.

Gaspar de Vega fue el encargado de construir en 1554 el ‘Cuarto Real’ de Carlos V, que se comunicaba directamente con el presbiterio de la iglesia. Tras abdicar, el Emperador se refugió en el Monasterio para un retiro religioso hasta el día de su muerte, el 21 de septiembre de 1558, y en este dormitorio, recubierto con vestiduras negras en recuerdo de su difunta esposa Isabel de Portugal, pasó los últimos días de su vida.

En 1836, debido a la Desamortización, el enclave fue vendido y quedó en ruinas hasta que años más tarde, en 1857, el Marqués de Mirabel lo compró, lo reformó y abrió de nuevo la iglesia al culto.

Fue declarado monumento histórico-artístico por Decreto de 3 de junio de 1931 y al finalizar la Guerra Civil, el arquitecto José Manuel González-Valcárcel comenzó su restauración que terminó en 1958.

Horarios, precios y duración de las visitas

Se puede visitar el complejo de martes a viernes, desde las 10:00 hasta las 16:00 horas, y el Monasterio hasta las 15:00 horas. Los sábados, domingos y festivos el conjunto se puede visitar desde las 10:00 hasta las 19:00 horas y el Monasterio hasta las 18:00 horas. El acceso es gratuito los miércoles durante todo el día y los domingos a partir de las 15:00 horas.

No se permite el acceso a la iglesia durante la celebración de los oficios religiosos, que se realizan de martes a sábado de 13:00 a 13:30 horas y domingos de 13:00 a 14:00 horas.

La tarifa básica es de siete euros. Los niños de entre 5 y 14 años, los mayores de 65 años y estudiantes con acreditación universitaria hasta los 25 años tienen una tarifa reducida de cuatro euros. El acceso es gratuito para los menores de 5 años, familias numerosas y personas con discapacidad. Por último, la tarifa para grupos turísticos es de seis euros por persona.

La duración de las visitas es de 40 minutos aproximadamente.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here