5 pueblos de Cáceres a los que viajar en cuanto se pueda

Tras estos meses sin salir de nuestros hogares, una buena opción para retomar la normalidad es viajar y conocer destinos únicos por su patrimonio histórico y artístico. En la provincia de Cáceres se encuentran estos cinco pueblos que son de visita obligada y que ofrecen una gran variedad histórica y cultural.

Recuerda que si estás en la provincia de Cáceres podrás visitarlos ya mismo, pero si te encuentras en la provincia de Badajoz tendrás que esperar al 15 de junio para hacerlo, pues esta es la fecha a partir de la cual se permitirán los desplazamientos entre ambas provincias.

Trujillo

La primera recomendación es Trujillo, tierra de descubridores, esta ciudad cuenta con un inmenso patrimonio y la posibilidad de palpar en primera persona uno de los capítulos más importantes de la historia, como es el Descubrimiento de América, lo que le otorgó fama y monumentalidad a la ciudad.

Trujillo ofrece la posibilidad única de pasear por sus calles medievales, estrechas y empedradas, que te harán sentir como si te transportaras a otra época. Además es una de las localidades más importante de Extremadura en lo que a patrimonio arquitectónico se refiere.

Los dos lugares más famosos de esta localidad son la Plaza Mayor, que es de estilo renacentista, está rodeada de soportales y en ella podrás encontrar la estatua de Francisco Pizarro, descubridor de Perú. Y el otro lugar que no debes dejar de visitar es el Castillo, ubicado en en la parte más elevada de la ciudad desde donde se domina visualmente toda la localidad trujillana. El castillo fue construido originalmente en tiempos calífales y reformado tras la Reconquista, consta de un cuerpo cuadrado al que se adosan diferentes elementos de fortificación.

Entre los edificios religiosos que merece la pena visitar se encuentra la iglesia de Santa María La Mayor está situada en la plazuela de Santa María, donde puede verse un busto en bronce de Francisco de Orellana, descubridor del río Amazonas.

Foto: Turismo Extremadura

Guadalupe

Un lugar que no puedes perderte es Guadalupe, declarada Conjunto Histórico-Artístico y Patrimonio de la Humanidad en 1993, y el pueblo más bonito de España, la localidad se mantiene como un destino religioso pero además ofrece mucho que ver y disfrutar.

Sin duda el primer lugar que debes visitar es el Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, tiene elementos mudéjares, góticos, renacentistas y barrocos y, dentro de su recinto se conservan obras de gran valor de Zurbarán, El Greco y Goya.

El casco histórico de la ciudad es de los siglos XIV-XVI, y en él podrás ver cómo es la típica arquitectura serrana con sus balcones y soportales. También tienes que visitar los cinco arcos medievales que se conservan por sus dos murallas.

Pero si lo que prefieres es disfrutar de la naturaleza puedes visitar el Geoparque Villuercas-Íbores-Jara, un espectáculo de la naturaleza con impresionantes vistas y además está repleto de parajes y lugares increíbles.

Monasterio de Guadalupe

Hervás

Otra alternativa es Hervás, ubicado en el Valle del Ambroz, cuenta con un barrio judío declarado conjunto histórico-artístico. Además cuenta con la calle más angosta de España que tiene apenas medio metro y se llama Travesía del Moral.

Sus edificios de granito, adobe y madera de castaño, todos ellos de materiales típicos de la zona, dotan al paisaje de Hervás de un atractivo sin igual. Entre las bellezas arquitectónicas que no deben faltar en tu hoja de ruta cuando visites Hervás se encuentran la Iglesia de Santa María, que fue un bastión de castillo templario por su posición en lo más alto de la localidad y por sus vistas hacia la sierra, el valle sur y la propia villa; y la de San Juan Bautista, con una fachada de estilo postherreriano, hace siglos fue un Convento de los Padres Trinitarios.

Su fiesta destacada es Festival de los Conversos que se celebra cada verano junto al río y cuyas representaciones teatrales se realizan con la participación masiva de los vecinos del pueblo.

Barrio judío de Hervás. Foto: Turismo Extremadura

Alcántara

Como curiosidad deberías saber que el nombre de Alcántara proviene del árabe y significa el puente, precisamente esta localidad cuenta con un magnífico puente romano sobre el río Tajo. El Puente Romano de Alcántara es uno de los símbolos de la ciudad, data del siglo II d.C. y está magníficamente conservado gracias a las reconstrucciones. El conjunto arquitectónico se completa con un arco situado en el centro del puente de 14 metros y con carácter honorífico y un pequeño templo romano.

Entre los atractivos con los que cuenta la localidad se encuentra el Barrio Judío formado de estrechos callejones con encantadores rincones como un pasaje con un arco de medio punto. Para acceder a su centro histórico deberás cruzar bajo el Arco de la Concepción, el cual históricamente fuera el acceso principal de Alcántara. También podrás ver el edificio de la antigua sinagoga de Alcántara del siglo XIV, ahora convertido en un centro cultural.

El principal monumento del centro histórico de Alcántara es el Conventual de San Benito, lugar donde al aire libre se celebra el famoso festival de teatro clásico. Se trata de un edificio construido a principios del siglo XVI y que era la casa matriz de la Orden Militar de Alcántara. El conjunto arquitectónico mezcla tres estilos diferentes, partiendo de un claustro gótico de planta cuadrada.

Durante tu visita también puedes aprovechar para disfrutar de la naturaleza con un crucero por el gran embalse del río Tajo, en el conocido como Barco de Alcántara. de hora y media de duración, durante el recorrido conocerás las curiosidades de este enclave geográfico y su fauna, pues se trata de una zona de especial protección para aves (ZEPA) del parque natural del Tajo Internacional donde se pueden ver buitres, águilas o cigüeñas.

Puente romano de Alcántara. Foto: Extremadura Turismo

Cuacos de Yuste

En Cuacos de Yuste encontrarás el Monasterio de Yuste, lugar escogido por Carlos V para pasar sus últimos días. Esta villa se trata de un Conjunto Histórico-Artístico que la hace parada obligada en tu ruta por tierras extremeñas. Construido a principios del siglo XV, sufrió algunas modificaciones que permitieran el acomodo del monarca cuando se instaló en 1556. De esta forma se pueden distinguir claramente dos partes en el conjunto arquitectónico: el monasterio y  la residencia del Emperador. En ellas se entremezclan los estilos gótico y renacentista del monasterio con la sencilla edificación de ladrillo, mampostería y sillería de la vivienda imperial. La belleza que desprende el lugar, así como su relevancia histórica, hacen que hoy el Monasterio de Yuste sea Patrimonio Nacional y Europeo.

Cuacos de Yuste, ubicado en la comarca de La Vera, destaca por su arquitectura popular condicionada por los elementos físicos de la zona. Responde a la tipología de arquitectura serrana, dentro del modelo de entramado de madera. El trazado de sus calles y la perfecta conservación de su arquitectura popular y nobiliaria hacen disfrutar del encanto de este bello municipio.

Una buena opción para conocer a fondo esta localidad es pasear por las calles del municipio hasta llegar a la plaza Mayor y plaza de España, ambas porticadas, y la plaza de la Fuente de los Chorros, donde apreciarás las peculiares características de la arquitectura de la zona.

Monasterio de Yuste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here