Un paseo por los espacios protegidos de Extremadura

Foto: Turismo Extremadura

Recorremos Extremadura a través de sus espacios protegidos. Decenas de rincones que salpican la geografía regional y que son de visita obligada para los amantes de la naturaleza

Extremadura cuenta con tres espacios naturales nombrados por la UNESCO con la denominación de Reserva de la Biosfera

El primero de ellos es el Parque Nacional de Monfragüe, situado entre las localidades de Plasencia, Trujillo y Navalmoral de la Mata, posee la más extensa y mejor conservada mancha de monte mediterráneo a nivel mundial. Las sierras bravas que delimitan los valles del Tajo y el Tiétar acogen numerosos encinares, bosques y matorral mediterráneo, roquedos, embalses y arroyos; en definitiva, un paisaje típicamente ibérico que hace posible la existencia de variada flora y fauna en el interior del parque, precisamente en el Salto del gitano podrás ver cigüeñas negras, alimoches, buitres y águilas imperiales.

En segundo lugar destaca el Parque Natural Tajo Internacional, es una zona de gran valor ecológico, donde el Tajo y sus afluentes forman un paisaje escarpado donde abundan las dehesas de encinas y alcornoques. Allí podrás visitar decenas de dólmenes, el puente de Alcántara y navegar por aguas internacionales.

Y, por último, La Siberia un verdadero paraíso para amantes de la naturaleza y el patrimonio histórico y cultural. Allí además encontrarás cinco grandes pantanos (Cíjara, García Sola, Orellana, La Serena y Zújar) para bañarte, practicar deportes náuticos o incluso pescar, también podrás degustar la gastronomía auténtica de la zona.

Decenas de reservas y monumentos naturales

Además de estos tres parajes naturales, cabe hacer una mención especial al Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara, que es otra de las zonas de gran importancia en la región gracias al increíble patrimonio geológico que posee, donde encontrarás vestigios paleontológicos, biodiversidad y una atractiva naturaleza.

También merece la pena destacar el Parque Natural de Cornalvo que, aparte de los vestigios romanos que alberga, pues posee el embalse romano más antiguo, mejor conservado y en funcionamiento de toda Europa, también cuenta con una gran diversidad autóctona y vegetación mediterránea. Reservas y monumentos naturales, paisajes protegidos, corredores ecológicos y zonas de especial protección para las aves son algunos de los ejemplos que este parque natural posee. Entre todos ellos, destacan la Reserva Natural Garganta de los Infiernos en el Valle del Jerte; el Monumento Natural de Los Barruecos en Malpartida de Cáceres; y el Paisaje Protegido Monte Valcorchero en Plasencia.

Pero, sin duda, una de las señas de identidad del patrimonio natural de Extremadura es la dehesa. Entre los bosques de encinas, alcornoques y otras especies constituyen un verdadero paraíso ecológico que representan uno de los ecosistemas mejor conservados de Europa.

Además, en Extremadura también encontrarás piscinas naturales y gargantas en los 1500 km de costa interior con más de 50 zonas de baño naturales y dos banderas azules en la playa de Orellana y la playa de Cheles que forman un paraíso de agua dulce.

Pero también puedes encontrar un amplio abanico de diferentes alternativas que realizar en la región, tales como rutas senderistas, actividades por la naturaleza, practicar deportes acuáticos en los pantanos o contemplar el atardecer a lomos de un caballo realizando una de las innumerables rutas disponibles.

Si te gustas observar a las aves en plena naturaleza, en Extremadura hay numerosas ZEPAS que hacen de la región un destino ornitológico de primer nivel, gracias a la gran cantidad de hábitats que posee y a la situación dentro de las rutas migratorias de multitud de aves, donde se pueden observar a lo largo de todo el año más de 340 especies distintas. De hecho, más del 75% del territorio extremeño ha sido incluido dentro del inventario de Áreas importantes para las Aves de España.

Por la noche, Extremadura ofrece un paisaje celeste único. La ausencia de contaminación lumínica, el buen clima, con una gran parte de los días sin nubes y la buena accesibilidad, hacen de la región un paraíso para los aficionados a la astronomía y el descubrimiento de las maravillas del firmamento. De hecho Monfragüe y Alqueva cuentan con el certificado de destino turístico Starlight.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here