La decisión se apoya en la situación sanitaria actual