Los vecinos de la localidad han decorado sus comercios para recordar la celebración medieval que este año se ha suspendido por la COVID-19